Este plato podría ser preparado por cada comensal por si mismo. Los pequeños blinis con caviar es la forma más tradicional de disfrutar del caviar. Los blinis son pequeñas tortitas que se untan de crema fresca para después añadir el caviar. También se puede complementar con cebolleta fresca o tomates cherry a modo de decoración. La crema fresca se puede hacer fácilmente en casa y tendrá un sabor más fresco que la comprada en tienda. La ración habitual como aperitivo son tres blinis. Recomendable acompañar con un buen vino espumoso (bien frío, por supuesto) o una cerveza rubia.

Preparación & Ingredientes:

Blinis

  1. Mezcle 1 huevo, 2 cucharadas de azúcar, 1 cucharadita de bicarbonato sódico, 1 ½ taza de mantequilla, ½ taza de agua, una pizca de sal
  2. Mezcle con 2 tazas de harina sin blanquear hasta que la masa quede sin grumos
  3. Cubra ligeramente la sartén con mantequilla y vierta pequeñas cantidades de masa con una cuchara. La mantequilla ayudará a que el borde del blinis quede bien dorado además de hacerlos más sabrosos.

P.D.: Si la primera serie no sale bien tan sólo tiene que añadir un poco más de bicarbonato sódico y un poco de harina para darle más consistencia a la masa.
Crème Fraiche (Crema fresca)

  • 1 cuarto de nata montada
  • 2 cucharadas de mantequilla derretida

Añada la mantequilla derretida a la nata montada y mezcle enérgicamente a mano. Deje a temperatura ambiente durante al menos 24 horas. Compruebe si adquiere una consistencia de crema espesa y así es como sabrá que está listo. Guárdela en el frigorífico durante una semana. La crema continuará espesando a medida que pasan los días. Tendrá para unas 7 raciones acompañando a unos 30 blinis, ya sea con 30 g o 50 g de Sterling Caviar dependiendo de la generosidad del anfitrión.