El caviar es uno de los productos gastronómicos más exquisitos de todo el mundo. Un alimento muy apreciado por su sabor y textura que se extrae del esturión y que es capaz de hacer las delicias incluso de los paladares más exigentes. Ciertamente la rareza y escasez de este producto hace que su precio no sea precisamente barato, pero sin duda es uno de esos placeres de los que todos debemos disfrutar al menos una vez en la vida.

El prestigioso crítico gastronómico Carlos Maribona recomienda nuestro caviar, “un producto que hay que probar al menos una vez en la vida”, como recoge recientemente  el  reconocido diario El País, a través de su sección El comidista  en El Pais. Maribona recomienda nuestra marca Sterling Caviar, porque se obtiene de esturiones blancos del río Sacramento y se procesa de forma artesanal sin pasteurización ni conservantes como el bórax.

Justifica su compra de esta manera tan poética: “Una buena tartina de caviar al comienzo de la comida y todo irá como la seda”. Parafraseando de esta forma a Julio Camba, quien consideraba el caviar como lo más delicioso del mundo, además de un estimulante del apetito. Maribona también recuerda en este mismo medio como Josep Pla, en su libro “Lo que hemos comido”, aseguraba irónicamente que el caviar es toda una delicatessen, y que incluso aunque fuera barato, lo seguiría siendo. Obviamente estas pequeñas bolitas grises y pegajosas, de aroma delicado y sutil tenían para Pla un sabor sustancioso, ligero y original.

Y es que las huevas de esturión siempre han sido un producto rodeado de cierto halo de exclusividad y acompañado de su propio ritual. Servido siempre en cucharillas de nácar, marfil o cristal, pero jamás en recipientes de metal que, según los paladares más expertos, adultera su exquisito sabor. Solamente así, uno puede realmente disfrutar del auténtico placer de este producto cuando toca el paladar. Y aunque es cierto que se trata de una delicatessen que no se encuentra al alcance de todos los bolsillos, nunca es mal momento para darse un capricho. Por eso, el caviar es ideal para hacer un regalo en aquellas ocasiones más especiales. ¿Qué mejor obsequio que una lata de exquisitas huevas de esturión? En este sentido, Maribona recomienda la marca Sterling Caviar, que extrae su producto de esturiones blancos del río Sacramento (California) y lo procesa mediante técnicas artesanales sin pasteurización ni conservantes como el bórax. Un producto gourmet que todos debemos probar al menos una vez en la vida.